marzo 11, 2016 Laura Donada

LA COMUNIDAD #CONTIGOMONDO, ALLÁ DONDE SE JUNTA TODO LO BONITO

Volvemos otra vez con una entrega más de nuestra categoría bloguil La Comunidad, donde os iremos mostrando vidas reales de muebles reales rodeados de humanos reales en espacios reales. Todo contado de nuestro puño y letra al teclado y con las fotos de Jimena Roquero, para apoyar con imágenes bonitas el texto por si no os fuera quedando claro de qué demonios os hablo.

Hoy toca visitar la tienda, ¿qué digo tienda?, mejor será decir el epicentro de la bonitez hecha realidad. Que no está sito en un lugar más allá del hiperespacio, no, sino que está en Madrid mismo. Aquí al ladito, andando, en AVE o en avión, y se llama Contigo alla fine del mondo (o Contigomondo si tienes prisa o te fallan los idiomas).  Y que tiene un escaparate para quedarse pegá, con una puerta que se abre y te dejan entrar si vas. No se necesita escafandra de astronauta porque aunque quedarías la mar de intelectual, la atmósfera en este lugar no está enrarecida ni nada y vas a necesitar todos tus sentidos para creerte lo que ves.

Picapino_carpinteria_ebanisteria_mueble_expositor_tienda_contigomondo_madrid_estanteria_medida_2

Decir que Contigomondo todos los productos están cuidados al detalle y seleccionados con mucho mimo, es decir nada porque últimamente esta frase la puedes leer hasta en un folleto del McDonald’s. Pero es que es así, te lo juro. No hay nada que digas, “vaya full de Estambul“, ¡y miran que tienen una amplia oferta y algo se podría colar por estadística pura! Pues no.

Es un sitio que, o tienes una voluntad de hierro o te destrozan si te dan tus padres por tu cumple un vale regalo y solo puedes elegir una cosa. A mi cada producto de sus estanterías me suple una carencia vital, un vacío que necesito cubrir, palabra de niño Jesús. Es como ver mi cuenta de Instagram en vivo y en directo. No puedo pedir más.

Picapino_carpinteria_ebanisteria_mueble_expositor_tienda_contigomondo_madrid_estanteria_medida_6

Así que allí nos pasamos la mañana de charleta con María, que si bli, bli, que si bla, bla, porque hablamos de política, de conciliación, de plagios y de no sé cuántas cosas más. ¡Ay!, mijos y mijas, es que el país está muy mal organizado y había mucho de lo que discutir y muchas cosas que arreglar antes de salir por la puerta.

Picapino_carpinteria_ebanisteria_mueble_expositor_tienda_contigomondo_madrid_estanteria_medida_10

Y además, resulta que por motivos del destino y su empeño en mezclarnos a todos los semejantes como si fuéramos naipes usados, a los talleres de Contigomondo va Concha, que es como decir que va mi segunda madre. Y tuvimos que hablar (los que la conocéis lo entenderéis), de sus guisos y de las comidas que hace que no son ni medio normales. Que lo mismo te hace la cena para uno que se lleva a todos los jubilados a su casa y monta un campamento comanche en dos patadas. ¡Menuda es la Concha!

NOTA Y PARÉNTESIS DE LA AUTORA: ¡Dios mío, ven y apiádate de mi y déjame en la puerta de casa un racimo de croquetas de cocido de Concha en una cesta abandonadas! Como si de la puerta de un convento se tratara. Yo las acojo, les doy calor de hogar y las cuido como si fueran carne de mi carne. Les doy mis apellidos. ¡Lo que sea!

Picapino_carpinteria_ebanisteria_mueble_expositor_tienda_contigomondo_madrid_estanteria_medida_12

En fin… que ya sabéis que tenéis una cita más que obligada si estáis o vais a Madrid. Que os recuerdo que, además de muchísimas cosas preciosas, tienen unos talleres de morirse. Que tengo yo ya echado el ojo a uno de collages y lettering de Dirty Harry + Vireta que cuando pueda escaparme me lo calzo entre pecho y espalda, ¡amos hombre! Porque lo del punto y su familia, me lo tiene vetado mi genética torpe…

Muchísimas gracias María por tu paciencia, por tu generosidad al abrirnos la puerta y por todo ese ratazo de charla. Y hazme caso, ¡que Concha te haga unas croquetas! Un abrazo, guapa.

Fotos: Jimena Roquero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *