mayo 20, 2015 picapino

BRZ wood DESIGN

lampara1

Ya sabéis que me gusta mucho traeros al blog de vez en cuando compañeros y compañeras de oficio que me tienen enamoradita, para que os quedéis sin beta carotenos delante de la pantalla y se os pongan las canas de punta por un lapso de tiempo finito viendo sus cosas. Tal y como me ocurre a mi. Y así, si os quedan fuerzas y saliva después de ver estas pedazo lámparas que os he colgado para crear un efecto impactante de entrada, pues os leéis el post si eso.

lampara2

lampara3

Hoy os vengo a hablar de Víctor, el que las hace bajo el nombre de BRZ wood DESIGN, que es un técnico de sonido que se fue a vivir al campo cuando perdió lo que se creía que era su trabajo para acabar encontrándose lo que verdaderamente era su trabajo, que estaba ahí escondido dentro de él y que finalmente, acabó por aflorar. Yo os podría contar su historia, pero mejor que veas el vídeo que hizo para presentarse y dejes que él te lo cuente. Quizás te des cuenta de que el dedo gordo del pie se te hincha un poco porque tu destino quiere decirte algo, que es lo que suele pasar cuando conoces historias de personas que han acogido en su seno cambios de vida radicales (porque no sólo me pasa a mí, ¿verdad?).

lampara4

 

lampara5

lampara6

lampara7

El caso es que el trabajo de Víctor me parece precioso. Es un currazo hacer lámparas así, de modo que si estáis pensando que es todo cuestión de lijar y darle al torno con algunos ñascos de madera, ya os lo estáis quitando de la cabeza como la muerte de Chanquete, porque es pura ficción. Hay que tener paciencia, arte, técnica, mente creativa, visión 3D, gusto, sensibilidad… y todo dentro de tu cuerpo, sin que se te salga por las orejas a borbotones. E ir creciendo porque, viendo las fotos que me ha mandado, creo que su proceso creativo ha evolucionado mucho desde las primeras que hacía hasta las que hace ahora, incorporando nuevas técnicas más complejas que hacen de su trabajo una cosa de chinos. Lo que viene siendo un profesional.

Y hablando con él para ver si me dejaba hablar de él en este blog en el que hablo, resulta que va y me comenta que vive sobre todo, de vender fuera de España. Y cuando digo fuera de España, no sé si entendéis que un chico afincado en el Bierzo, tiene que buscar clientes fuera de sus fronteras internacionales más próximas porque cuanto más lejos se va, más se aprecia su trabajo. Y eso es guay por una parte, claro, pero también es mal por otra, ya que eso quiere decir que vivimos en un país en el que, de alguna forma, no apreciamos nuestro propio talento. ¡Españoles, despertad del letargo! ¿Cómo era eso de “Espartanos…”?

lampara8

lampara1

Si sus lámparas fueran un cagarro, con perdón, pues sería normal que no vendiera ni una ni en los saldos del Lidl pero, cuando me dice que está acabando un mega encargo para los Iunait Esteits of America y que luego se pone a buscar tiendas en la Chimbamba para vender, no puedo más que alegrarme entristeciéndome, no sé si me comprendéis la esquizofrenia. Porque su trabajo es apreciado, que no quiero que me salgáis ahora con que los americanos no tienen ni idea y compran sevillanas para encima de la tele (eso es mentirijilla y todos los sabemos), es solo que no es apreciado en España. ¡Que se interesan por su trabajo hasta en Japón, madames y monsieurs!

lampara2

victor

Yo de verdad que creo que en España estamos evolucionando y que cada vez más, apreciamos el trabajo bien hecho y con talento. Que la artesanía ha dejado de ser algo que uno se compra cuando va de viaje a ver la muralla de Ávila para pasar a ser algo valorado, de lo que nos gusta rodearnos. No sé si todavía entendemos bien esto del coste de las cosas, de los precios y de las comparaciones confusas entre el tocino o la velocidad, pero confío en que poco a poco, dándonos todos a conocer, reconociéndonos nuestro trabajo, haciendo equipo, vayamos llegando a más y más gente y podamos aportar nuestro granito de arena para que el trabajo artesanal, en su concepción amplia, se vaya reconociendo más en este país. Y  que superemos de una vez eso de decir “qué caro” para pensar que podamos o no pagarlo, cada cosa vale lo que cuesta, que es un bien, que es también un tesoro que deberíamos conservar y que nos hace más grandes como pueblo.

En fin, que es tarde y que ya no sé ni lo que me digo. Que este es un tema para hablar y hablar y hablar y que he pensado que una vez por todas, debería ir a Ávila. ¿Qué opináis vosotros y vosotras?

Fotos: BRZ wood DESIGN

Comments (2)

  1. Que qué pienso? Que estaba montando un puesto esta mañana y pensaba “si la gente supiera el trabajo que lleva todo esto no lo llamarían juguete”. Yo creo que la gente piensa que lo artesano está asociado a un diseño anticuado, al folklore y al encaje de bolillos. Y de vender fuera de España que te voy a contar SI YO NO VENDO en Tenerife! Por cierto, las lámparas chulisimas!

    • Exacto. A mi me da mucho gusto cuando hay gente que valora el trabajo de los demás, sea cual sea, aunque no se lo pueda permitir. Yo, si tuviera dinero, hacía un escarnio en las redes porque hay tanto talento por ahí suelto y cosas tan bonitas y bien hechas… Ahora mismo no me lo puedo permitir pero, ¡lo valoro! En fin…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *