septiembre 6, 2016 Laura Donada

Para empezar, pido perdón (pero que no sirva de excusa)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA          Processed with VSCO with a6 preset

Sé que volver a aparecer pidiendo perdón, es ya de por sí un síntoma poco halagüeño (y más cuando me doy cuenta de lo que me ha dado de sí el tema, que va un post kilométrico). Debería entrar en esta nueva etapa del año contándoos las mil y una novedades que tenemos en Picapino, dispuestos a asombraros al más puro estilo propagandístico, pero es que tenemos pocas novedades. Y mucho menos de las de asombrar.

El verano, con su conciliación, nos deja poco tiempo para hacer nada más que flotar como perritos en una balsa de agua para intentar agarrarnos al borde y mira, mientras nadamos, estamos para poca innovación. Se innova mucho más con los niños en el cole, me parece. Y bueno, que también es que estamos a otras cosas, como disfrutando por ejemplo, que puede parecer una tontería, pero que luego te pones y te das cuenta de que te lleva su tiempo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA Processed with VSCO with c1 preset

Pero bueno, que he decidido entonces arrancar pidiendo perdón. Pero no para purgar mis pecados y dormir bien por las noches sabiendo que nos queréis, que también, sino con un verdadero propósito de enmienda. Por eso tan instructivo de aprender de los errores, vaya, y para convertirnos poco a poco y cada día, en la mejor versión de nosotros mismos. ¡Toma ya! He vuelto fuerte.

El caso es que lo que quería pedir perdón es por todos estos fallos que seguimos teniendo en Picapino. Por los mails que no contestamos a tiempo, por las tareas que no cumplimos, por las cosas que se nos olvidan, por las equivocaciones, por los despistes… Por esas cosas que acontecen mil y una vez en un negocio como el nuestro, en una familia como la nuestra, compuesta por gente como nosotros. Y porque hemos sido solo dos encargándonos de todo, básicamente. 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA Processed with VSCO with s2 preset

A ver, que hacemos muchas cosas bien, ¿eh? Si no, habríamos cerrado ya el chiringuito hace unos años. Los mails se contestan, los muebles salen, las cosas gustan, los clientes repiten, las redes van creciendo, los encargos molan un montón… y nosotros somos felices con nuestro negociete, aunque haya veces que no niego que tengamos muchas ganas de mandarlo todo a… tampoco es algo que no haya dicho antes. Es solo que hay puntos de mejora.

Todas las vidas son estresantes según las mires. O no. No tiene nada que ver con lo que las llena sino con la actitud (en parte). El trabajo por cuenta ajena, al mando de tu propia fuente de dinero, no es más compleja que la de aguantar un horario de oficina de sol a sol con un jefe a tus espaldas que parece no comprenderte (no es mi caso, jajajaja, que ya sabéis que por las mañanas me desdoblo en chica Hello! Creatividad y soy muy feliz).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA Processed with VSCO with s2 preset

Pienso que cada situación tiene lo suyo y que yo me siento a gusto en el lugar en el que estoy, no sé si es porque me va la marcha. He estado en oficinas con curros estables y de poco hacer y era terriblemente desdichada. Pero en fin, que cuando llevas tú y solo tú el peso de todo y cuando tienes que compaginarlo con la vida propia y el cansancio, que no suele venir apuntado en la agenda, y los imprevistos como las anginas, una bajada de la regla, un tirón en las lumbares o un problema con el ordenador, pues la cosa se resiente más. Porque si no estás, todo comienza a hacerse bola.

Y tienes que leer los mails en el parque, mientras empujas el columpio, y no tienes donde ni cuándo apuntar, e intentas el típico truco fallido de hacerte una nota mental del tipo “mandarle esta noche a Fulanita la imagen de la litera que le hicimos a Menganita” y te crees que de verdad esta vez no se te va a olvidar, pero que luego se diluye entre los pensamientos del traje de mañana para la fiesta de Carnaval y la factura 16003 que no ha llegado y que hay que mandarla ya pero ya. Como la vida misma y como la edad misma, que pasa factura a tu maltrecha mente como ya os contaba aquí.

Processed with VSCO with a6 preset

Pero en fin, damnificados y damnificadas de nuestros pormenores, que sepáis que cada fallo nos importa y que tomamos nota para  que no vuelva a ocurrir, aunque inevitablemente luego vaya y ocurra. Hacemos lo que podemos, pero aún así lo vamos a intentar hacer más y mejor este año escolar. Eso sí, por si acaso, disculpen ya de antemano las molestias, jajajajaja.

Y dicho esto, ya sí que sí, a partir de los siguientes posts…. ¡que empiece la fiesta! Tengo muchas ganas de volver  a charlas con ustedes y que me cuenten. ¿Dónde se han metido todo este tiempo?

Fotos: Picapino. No intentes encontrar una coherencia entre fotos y texto porque no la hay. Y sí, estaban reveladas para móvil y en pantalla salen raras, ¿verdad? 

Comments (4)

  1. Hoy voy sin tiempo, así que no me enrollaré.
    Solo te voy a decir que lo de pedir perdón mejor lo guardas para otra ocasión, que cuando se hace todo lo que se puede y aveces incluso un poco más, no hay ninguna necesidad de hacerlo.
    Oye que además quizás no te ha dado el tiempo para publicar más posts pero menudas fotos y textos nos has dejado en Instagram.

    Hasta aquí todo lo que tenia que decir;)

    • Laura Donada

      ¡Guapísimaaaaaaaaa! Miles de besos y gracias por estrenar esta nueva temporada de comentarios. ¡Qué ilusión me ha hecho!
      Un beso enorme.

  2. Chica, se hace todo lo que se puede… Pero es que trabajas en un gremio en el que un fallito tonto supone un drama para el cliente, claro. Y para vosotros… Ánimo porque el cerebro nos da lo que nos da. Te hemos seguido en las redes también desde #soriademisamores, que tenemos raíces sorianas y en cuanto aprieta el calor allí nos plantamos. Un abrazo y a seguir produciendo bonito!

    • picapino

      ¡¡Soria!! Es que es oírlo y ya me viene ese olor a campo…

      Efectivamente, se hace lo que se puede y lo que da de sí el cuerpo, que ya no es lo que era, jajajaja. En fin, por lo menos que conste en acta que nosotros intentamos hacerlo todo bien, aunque a veces se nos tuerzan las cosas….

      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *