La estantería de Sonia y un bebé en los juzgados

Processed with VSCOcam with s3 preset

No lo intentéis, porque las fotos que publico hoy no dan para tamaño poster, por mucho que os guste la estantería y queráis ponerla en vuestras paredes de gotelé. De hecho, no sé porqué han quedado como si en el salón de Sonia y compañía hubiera neblina ese día, como cuando salía Sara Montiel en la tele Un efecto fotográfico que como os podréis imaginar, me deja estupefacta y no sé revertir. En fin…

Processed with VSCOcam with s3 preset

Processed with VSCOcam with s3 preset

Processed with VSCOcam with s3 preset

Lo que el Facebook une, que no lo separe el hombre. Amos, por favor. Y por eso cuando Javi cargó la estantería hecha piezas en la furgo, ya nos tenía a todos metidicos en el coche dispuestos a seguirle los pasos hasta casa de Sonia. ¡Que eso no me lo perdía yo! Que tenía que conocerla en persona después de tantas risas vía red social. Y como además tuvo la osadía de aceptar encantada la poca profesionalidad (o buena, según mi punto de vista) de ir a los quehaceres laborales con hijos y parecía decirlo en serio, pues no hubo más que hablar y en su casa pasamos la tarde la familia entera. La nuestra con la suya. ¡Hasta hicimos trabajar a Benja! Lo que nos confirma, una vez más, que no es serio este cementerio.

El caso es que creo que en alguna ocasión ya lo hemos comentado, pero esto de que una se lleve a los hijos al trabajo, como que en España da mucho susto. Es que no te atreves ni a preguntar por que no parezca que vienes del arroyo del protocolo y restar profesionalidad a tu negocio, lo que te hace muchas veces tener que aplazar citas, perder tiempo, dejar pasar oportunidades… Y es verdad que no me los llevaría a cualquier sitio, ni sin refuerzos, ni a lugares a los que no llegaran los servicios de rescate marítimo, ni a espacios de mucho silencio y recogimiento, pero hay veces que pienso que hay citas a las que podrían venir sin problemas, sobre todo si vamos Javi y yo. Pero no.

Aquí en Picapino nos saltamos bastante a la torera estas cosas del protocolo porque intentamos naturalizar la vida cotidiana y lidiar con el día a día. Tenemos dos hijos y bueno, son nuestras circunstancias vitales, que no nuestras trabas, e intentamos obrar con cabeza. Como he dicho antes, no los llevaría a cualquier sitio pero de verdad, poco me importaría a mi que el fontanero que viene a arreglarme el desagüe venga con su hijo, que la chica de tal empresa venga con sus hijos a la reunión que hemos programado, que la profesora de tal curso tenga a sus hijos por ahí pululando mientras nos da clase, que la fotógrafa portee a su bebé mientras trabaja… ¿qué más da? Confío en el sentido común de los progenitores o entiendo su situación y dificultad para conciliar, con lo que espero que algún día seamos capaces de normalizar estas cosas y dejarnos llevar. Que la vida, si fluye, no se atasca.

Y esto me recuerda cuando tuvimos que ir a un juicio con Hugo muy pequeñito y no nos dejaban pasar con él en el Juzgado. No teníamos a nadie con quien dejarlo (y no sé si lo hubiera hecho) y cuando le expliqué nuestra situación al de seguridad, añadiendo además el dato de que tomaba teta a demanda (lo que acabó por matarle porque no sabía de qué le estaba hablando) y encima porteándole en la mochila en vez de en un carrito como tenía que ser, se armó una de cuidado. Después de preguntar a varios jueces, decidieron que teníamos que ser escoltados a una sala de la que no pudimos salir sin acompañamiento, que a día de hoy aún no tengo claro si era por salvaguardar la seguridad de Huguete (que supongo que era por eso) o para asegurarse de que esta gente tan rara, vete tú a saber si vegetariana incluso, atentaban contra la seguridad del estado llevándose unos bolis de los de punta fina.  Y suma y sigue.

En fin, que batallitas aparte, ¿tú te has plantado con tu prole alguna vez y has tenido que mirar al techo para esquivar la cara de póker de los demás contertulios?

Fotos: Picapino

Comments (14)

  1. Pues mira, a mi me parece requetefenomenal. Aunque esto mismo no le pareció a mi jefe cuando propuse meter a mis criaturas en un armario archivador una vez acabada la baja (maldito!). Si no daban nada de guerra…
    En fin, si alguna vez os hago un encargo (que no lo descarto. pena no haberos conocido antes), podéis venir con toda la prole a Palencia City que os vamos a acoger de mil amores. Con chocolate con churros y todo.
    Bss

  2. Corita

    Pues en algún que otro sitio me he sentido ya fuera de lugar. En un restaurante hace un par de semanas, de hecho.
    Pero vamos, sitios a los que sí o sí tienes que ir y te sientes rara rara y además te lo dice la funcionaria, por si no habías notado ya las miradas de todos: la oficina del SEPE. Que digo yo que si me citan para una sesión informativa OBLIGATORIA y tengo un bebé, qué quieres que haga, alma de cántaro?

  3. Elena

    Pues queriendo o sin querer la neblina de la foto….es fantástica esa estantería, que bonita !!! hay cabe de todo, y que bien que todos juntos caminamos a la estancia del señor… o de la señora que mas da, si ellos os lo permitieron pues lo principal es que se realizo el trabajo y se paso una buena tarde, es verdad aquí no es muy habitual pero yo lo he dejado hacer con la persona que me venia a casa y porque no, si ella hacía su trabajo y yo le podía hacer un favor, compartir momentos, trabajos, espacios es tan fácil y a veces que difícil lo hacemos todo. En vuestro caso este el slogan os va como anillo al dedo o sierra al tablón…. familia unida jamas sera vencida, jajajaja.

  4. Francisco

    Muy bonita. Lo de la neblina es ruido electrónico, y es porque había muy poca luz cuando hiciste la foto (normal en interiores). Es el inconveniente de querer respetar esa iluminación natural tan bonita que entraba por la ventana. Puedes eliminar el ruido en estas situaciones haciendo algunos ajustes en la cámara: abrir diafragma al máximo (números pequeños son aberturas grandes, p. ej. 3,5 ó 5,6), aumentar el ISO (a 400 o 1200, p. ej.) y bajar la velocidad de obturación (a partir de 1/60, es decir: 1/30, 1/15… tendrás que usar un trípode). Suerte.

  5. Me encanta cuando leo tu blog a primera hora de la mañana, porque empiezo el día riéndome a carcajadas, que creo que es sanísimo. El episodio de los juzgados es genial, no se puede contar mejor 😀
    Pues yo dudaría en llevar a mi hija a una reunión con un cliente, no porque sea profesional o no, sino porque es un culo inquieto y me pasaría la reunión tratando de bajarla de la lámpara o convenciéndola de que no puede escribir en mi portátil, que también cuenta el carácter de cada niño. Pero ahora que lo pienso, alguna vez hablando por teléfono con clientes, si la niña me ha llamado y he tenido que responderle, sí me he puesto un poco nerviosa, como si fuera poco profesional tener hijos por ahí sueltos en tu lugar de trabajo. Y la verdad es que no pienso así para nada, coincido contigo en que hay que normalizar la presencia de los hijos en todas las áreas de la vida, pero soy muy consciente de que en este país no se ve con naturalidad, y me apuro pensando en lo que pensará el cliente. Supongo que hay que empezar poniendo nuestro granito de arena individualmente, como hacéis vosotros, y practicar la sonrisa de «aquí no ha pasado nada» para hacer frente a las miradas raras.

  6. Marta

    Hola familia.Me avergüenza esta sociedad que no ayuda a cuidar nada ni a niños ni a ancianos, y eso que yo tuve muy buena experiencia con la escuela infantil de mi hija y con la resistencia de mi abuela.Pero los cuidan otros, no yo, otros. Mi trabajo es perfectamente compatible con el trabajo online, pero no, es mejor ir a la oficina, consumir tiempo y dinero (una tercera parte de mi sueldo) en desplazamiento. Alguna vez Mucho queda por pelear,mucho.Gracias por abrir los ojos a much@s que estan aletargados, y haciendose ciegos-sordos por comodidad

  7. Cristina, no entiendo a tu jefe, ¡¡pero si era una idea genial!! Hay cada uno por ahí suelto de un cerrado… Si no le parecía bien la opción, podría haberte ampliado voluntariamente el tiempo de baja maternal… ¡ese jefe es un soso!

    Pues nada, ¡a Palencia que nos iremos! Estuvimos hace unos años con Manuela chiquitita porque nos aconsejaron un osteópata o algo así para el reflujo y pese a que nos dio poco tiempo a hacer nada, estuvimos en un parque bien chulo y grande. Hace falta volver para cotillearlo bien, jejeje.

    Un abrazo.

  8. Jajaja, Corita, ¡total! No sé qué esperan que hagamos con ellos. ¿Que nos los comamos? ¿Que les desenchufemos unas horas? De verdad… Si ya de por sí se entiende mal que no le dejes con otra persona siendo un bebé porque no tienes a nadie, ya si entramos en el tema de que no quieres dejarle aunque tengas otra persona porque es tu bebé y te necesita…. ¡ahí se les ponen los ojos blancos!

    Ayyyyyyy….

    Besos.

  9. jajaja, Elena, ¡cuánta razón! Yo también veo absurdo eso de que la persona que viene a ayudar con la casa o a cuidarte a los hijos, no se pueda traer los suyos propios y a la vez tenga que pagar a otra persona para que lo haga, ¡qué locura! Efectivamente, ¡qué difícil lo hacemos todo! Yo se lo propuse a la persona que viene a casa, que lleva 11 años en la familia, y me miró con cara de alucine. No quiso, pero bueno, al menos yo se lo propuse…
    Un abrazo.

  10. ¡¡Gracias mil, Francisco!! Estos consejos me vienen al pelo. Somos un desastre total con la cámara y estamos intentando ponernos las pilas para mejorar en esto, que es un handicap enorme que tenemos. Así que imagina… La próxima vez pongo en práctica tus consejos, porque entiendo que esto es cuestión de practicar e ir probando.
    Muchas gracias
    Un abrazo.

  11. ¡Me alegro de poder levantarte una sonrisa por las mañanas! ¡Yujuuuuuu!

    Yo tampoco me llevaría a Hugo a cualquier parte. Ni siquiera a Manuela, que ya es más mayor y aguanta mejor. Depende de lo callados y quietos que vayan a tener que estar y la concentración que yo necesite. Pero si vamos los dos y es algo distendido, pues a la chepa que me los cargo. A veces sale mal, pero la mayor parte del tiempo sale bien. Y eso que Hugo está en una fase de aaarrgggggggggg… ¡no para! Como debe ser, claro.

    Lo del teléfono yo también lo he vivido. Una tiene unos baypass en el cerebro que te hacen sentirte mal y mala profesional cuando el niño llora como telón de fondo. Son cosas que nos tenemos que trabajar, la verdad, porque por suerte, cada vez el trabajo en casa es más común y la conciliación más o menos avanza en ese sentido, aunque bueno, esto sí que da para 7 posts seguidos como introducción.

    Un abrazo.

  12. Si yo tuviera que llevarme a mi nena de 3 años en el trabajo me volvía loca. Si en casa no me deja hacer nada, no me quiero imaginar como se portaría en el trabajo.

    Por cierto, la estantería se ve muy chula, además con esas baldas de colores le da un aire moderno.

    Saludos

  13. ¡Hola, Cocinas Almería! jajaja, no te creas, que yo tampoco me los llevaría a cualquier sitio. Es verdad que un trabajo de oficina es incompatible totalmente con llevarte a los niños, a no ser que sean más mayorcitos, pero a otras seguro que sí. Pero todo depende de tí y de lo que sea más cómodo, ¿no?

    ¡Me alegro de que te guste la estantería! La verdad es que las baldas intercaladas de colores le dan un toque diferente.

    Un abrazo.

  14. Leo

    Atráida por esa estantería de la que me he enamorado a primera vista (es lo que estoy buscando), me he puesto a leer el post, lo que me he reído, por favor, me encanta como escribes y el sentido del humor que le pones (de eso necesitamos a mogollón).
    Cuanta razón tienes… yo he sentido muchas veces el peso de la mirada cuando he ido con mis tres churumbeles a muchos sitios… pero a medida que nota mirdas de espanto cuando me ven con la prole, mejor me siento y más orgullosa!!! y a quien no le guste que no mire.
    Bueno deciros que me gusta mucho vuestro trabajo, y como te comento, en cuanto a la estantería creo que tengo un hueco que es perfecto para algo así. Me gustaría ver opciones y saber precios.

    Fuertes abrazos!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *